Articulo original aquí.​

Articulo original aquí.​

EL COLOMBIANO: A ESTUDIAR EL CICLO GANADERO​

En estos días las directivas de Fedegán señalaban cómo, a pesar del vertiginoso avance de la avicultura y de la porcicultura, la ganadería vacuna continúa siendo la principal actividad pecuaria del país.

Según Fedegán, la ganadería vacuna equivale a 3,0 veces el sector cafetero, a 2,1 veces la actividad avícola y 4,4 veces la porcícola. El empleo directo generado por el sector ganadero (810.000 empleos) representa el 6,0 por ciento del empleo nacional y el 19,0 por ciento de la ocupación en actividades agropecuarias.

De otra parte, la carne de res, la leche y los lácteos continúan representando una parte importante del consumo de los hogares, lo que hace que los cambios en el precio de estos bienes tengan efectos sobre el costo de la canasta y del IPC en general.

 

Anteriormente, distintas instituciones hacían un estrecho seguimiento del desarrollo de la actividad ganadera, como era el caso del Ministerio de Agricultura, el Banco de la República y el Cega (centro de investigación sobre la agricultura y el desarrollo rural).

 

Como parte de su trabajo, estas instituciones, y particularmente el Banco y el Cega, desarrollaron estudios y modelos que permitían entender y pronosticar la evolución de la ganadería.

 

Entre los estudios estaba el relacionado con el ciclo ganadero. Gracias a estos estudios se podía establecer en qué parte del ciclo (retención o liquidación de vientres) se encontraba, en un momento dado, la ganadería y qué se podría esperar de su desempeño futuro. Esta información, además, era útil para el diseño de la política pública.

 

Por tal motivo se desarrollaron modelos que se alimentaban de variables como, entre otras, el tamaño del hato ganadero, la discriminación del mismo por edades y por el tipo de ganado, y los principales parámetros técnicos (natalidad, mortalidad, etc.).